Alta perfumería de autor son las mejoras palabras para describir los perfumes de Hervé Gambs. Un hombre criado en el centro de una familia perfumista, su abuelo no le permitió entrar en la empresa familiar hasta que se formó en artes. Hervé fue uno de los primeros en desarrollar el diseño vegetal en la decoración de interiores  Él no es un perfumista sino un creador que aprehende la materia olfativa instintivamente. Lejos del universo codificado de la perfumería estereotipada actual, sus perfumes tienen la exuberancia de ser auténticos y únicos evocando momentos idílicos. 

Cada fragancia es un viaje al corazón de las plantas seleccionadas por sus singularidades, para descubrir sus asperezas y sutilezas insospechadas que caracterizan y hacen su belleza.

Para magnificar sus creaciones, HERVÉ GAMBS eligió tomarse su tiempo. Alarga ciertos procesos de maceración para que los componentes se fusionen lentamente y penetren en el núcleo de la materia y así sublimar sus intensidades y profundidades. 

Durante más de veinte años, HERVÉ GAMBS, director artístico e iniciador del diseño de plantas, imagina experiencias sensoriales para los amantes del lujo inconformista. 

Entre sus propuestas encontramos fragancias dedicadas al Mediterráneo, la mujer, las rosas o los jardines. Un hombre que ensalza a la mujer con el perfume Pink Evidence mediante las notas de iris y las bayas de yuzu, respaldado por notas de violetas.  Viaja al mar mediterráneo, concretamente al Hotel Riviera,  mediante la frescura de la menta y los cítricos, en un lecho de fragantes flores de azahar empapadas de sol y sublimadas por la madera de cedro para hacer que este verano sea único. La línea Cologne Intense evoca un paseo por las orillas del mar vistiendo un vestido blanco y canotier. En cambio los Perfumes nos llevan a lugares intensos, hoteles particulares en los que reina la sensualidad y jardines abandonados al verde. Un ramo de 120 rosas rojas, ser la destinataria es algo idílico, repetir esta sensación de la mano de Coup de Grace es un placer diario. Buscando tras aquella puerta abandonada, encontró un jardín en el que las flores florecían sin necesidad de cuidados. Jardin Privé, un elegante acuerdo en el que el té verde japonés sublima el contraste entre la frescura de la mandarina y el calor de la bergamota, buscando en el fondo leñoso de vetiver y pachulí le da una profundidad de refinamiento intenso.  Por último un hotel, sensual y contemporáneo, quizá sólo para adultos. Hotel Particulier huela a una delicada mezcla de vainilla, rosa y haba tonka realzada por las notas de ámbar y sándalo, aportando a este acuerdo una profundidad excepcional y una elegancia extrema.

jardin-prive-1

Obras de arte en frascos de diseño cuidado e inspirado en los hermosos jardines franceses.